KIA y el impacto ambiental en la fabricación de vehículos

La compañía coreana continúa trabajando en la reducción del uso de agua, en la producción de emisiones de CO2 y de contaminantes atmosféricos.

KIA y el impacto ambiental en la fabricación de vehículos
De acuerdo al informe anual de sostenibilidad “MOVE” de la compañía (annual ‘MOVE’ sustainability report), KIA Motors Corporation ha progresado de manera significativa en materia de reducción del impacto ambiental dentro de sus plantas de producción.

Durante los últimos 12 meses KIA ha unido esfuerzos obteniendo  resultados importantes, como son niveles más bajos en emisiones de gases de invernadero, menos residuos y la reducción del uso del agua a través de sus instalaciones de producción nacionales.

Esto se ha logrado gracias al fuerte enfoque en materia de reciclaje, las iniciativas de sostenibilidad de los empleados, la reducción de residuos y una unidad más limpia con métodos de producción más modernos.

El enfoque continuo en sostenibilidad a través de las plantas de fabricación de la marca ha reducido al mínimo el impacto ambiental durante el proceso de crecimiento de KIA en el mundo.

Consigna: “Todo menos”

La perspectiva de KIA en mejorar los métodos de producción ha dado resultados tales como la reducción del 12,4% en el volumen de las materias primas requeridas por unidad desde el año 2014 y una reducción del 21,5% desde el 2003. Esto incluye una caída del 22,1% en la cantidad de acero requerida para producir cada vehículo, así como una caída del 11,7% en el consumo de pintura a lo largo del mismo período desde el 2003.

Como resultado de este impulso para obtener una mayor eficiencia, KIA ha registrado una reducción del 1,2% en la producción de residuos por unidad desde el año 2014 y una disminución del 30% desde el 2003. Para el año 2015, las tres plantas de producción nacionales generaron un total de 233,442 toneladas de residuos, un 0,2% menos respecto al año anterior a pesar del crecimiento en la producción, logrando que las tasas de reciclaje sigan en aumento, esto dado gracias a la iniciativa de la empresa para encontrar usos alternativos del material de desecho llegando a aprovechar el 93,7%  que equivalen a 219.000 toneladas.

 

Para reutilizar los materiales que ya son desechados, es importante saber los tipos de clasificación que existen para poderlos separar, el acero recubierto de zinc no utilizado se envía a Corea.

 

Mientras que el acero sin recubrimiento puede ser reciclado para su uso en la fundición en la planta de Gwangju de KIA. Asimismo, la compañía introdujo programas para el reciclaje y la reutilización de pinturas y diluyentes, mientras que otros residuos están siendo utilizados para hacer cemento que se usa en la construcción, así como otros materiales.

Los materiales de desecho que no pueden ser reutilizados o reciclados son incinerados o enterrados, totalizando cerca del 1% de todos los residuos de la fábrica. La planta de fabricación en Sohari, con una capacidad de producción de 340.000 vehículos al año, ha generado 0% en vertido de residuos desde el año 2008.

Menor consumo de agua

En el año 2015 en las plantas de producción de KIA, se vio un recurso finito en el agua, lo que permitió implementar una serie de medidas  para preservarla, incluidas las campañas de conservación  para los empleados. A pesar del crecimiento en la producción de las tres plantas de fabricación, el uso del agua de KIA se redujo en un 5,5% en volumen total para el año 2015, paso de  6.3 millones m3 a 5,957 millones m3, un 6,5% por unidad. Es decir que ha tenido una reducción en el consumo del 38,5% desde el año 2003.

Por último…

Las últimas cifras de KIA muestran que las emisiones de dióxido de carbono provenientes directamente del proceso de producción también han disminuido. KIA se convirtió en la primera empresa coreana en llevar a cabo la evaluación de las emisiones de gases de efecto invernadero desde sus instalaciones de servicio y producción por parte de un tercero, los niveles de emisiones fueron monitoreados por la Korea Energy Management Corporation.

En 2015, las emisiones de CO2 generadas durante la producción disminuyeron un 2,8% año tras año y se han reducido en un 29,6% desde el 2008. Al mismo tiempo, el nivel de contaminantes atmosféricos nocivos generados por cada vehículo durante el proceso de fabricación, incluyendo partículas de pintura, compuestos orgánicos volátiles (COV), partículas de polvo y gases de combustión también han disminuido.

Los niveles de COV son ahora un 54,2% menor que en el año 2005, mientras que las emisiones de contaminantes del aire se redujeron en un 5% desde el 2014 hasta el 2015, y ahora son un 53% inferior a las del año 2003.